El estupefaciente provenía del Estado Plurinacional de Bolivia con el fin de ser comercializado en la provincia de Tucumán.


os gendarmes detuvieron a ocho personas, entre ellos los líderes, los transportistas y miembros de seguridad de la banda.